Google+ Agapornix esquizofrenico: March 2013

Thursday, March 28, 2013

Le secret

Es este un tema que quería abordar desde hacía bastante tiempo pero nunca pude. Ahora que me hallo atrapado en la estación de Sta Justa durante dos horas hasta que salga mi tren, tren que yo pensaba salía antes, pero no, pues me he decidido a empezar con él.

Desde el principio de los tiempos el hombre se ha visto en la necesidad de decorar su lugar de trabajo con cosas bonitas y confortables que le hagan las largas jornadas de trabajo, al frente de grandes multinacionales, algo más llevaderas. Algunos optan por obras de arte de dudoso gusto pero vivos colores, de artistas pre-conceptuales y avant-garde, bien de brochazos y manchas sin control en una difícil armonía de colores y delirio egocéntrico. Otros se decantan por llenar sus despacho de grandes y pesados muebles catedralícios que imponga respeto a los que sean invitados a traspasar las fronteras de ese universo sacro que es "el despacho del jefe", que, dicho sea de paso, ya sea una garita de obra o de dimensiones titánicas como el de ¨Pactar con el diablo¨ sobrecoge a todo el mundo.  Minimalistas, cercanos o inaccesibles, todos tienen algo en común, algo que les unifica: La secretaria.

La secretaria es esa gran desconocida pero imprescindible mujer, porque es casi siempre mujer, o mariquita, lo que es infinitamente peor, que siempre está atenta al teléfono, da recados y facilita el día a día del sufrido jefe que ¨bastante tiene con lo que tiene¨ La secretaria ha sido objeto de inspiración de infinitos libros, películas y canciones durante mucho tiempo…y lo que le queda. 

He aquí mis favoritos:

Secretaria - Mocedades. Clásico entre los clásicos del género secretaria enamorada. El jefe, que era un pinta porque la muchacha no paraba de mandar flores a diestro y siniestro, se encapricha de nuestra prota, pero ella, que es bien digna, se ¨niega a ser amable¨ maravilloso eufemismo. El jefe, que tiene reservado permanente en Fortuny, pasa de ella hasta lo indecible. Ella, profesional ante todo, le sigue entregando su amor incondicional como ya ha hecho con los mejores años de su vida. Eso es amor. 

Secretaria - Daniela Romo. También se aborda el tema del prendimiento pero con un punto más….latino. Daniela, un poco fresca, como ya hiciera en Bomberos, se pone buscona con el jefe, que, todo hay que decirlo, pasa bastante de ella. Y, si nos ceñimos al video original, no me extraña ya que el jefe es Miguel Bosé….que todos sabemos lo que hay. Versión mucho más picante y divertida que la de Mocedades que siempre fueron más sobrios…como buenos vascos. 

Sí Señor - Grupo Bravo. Canción menos conocida pero no por ello de menor calidad que las anteriores. Este fascinante grupo que saltó a la fama por su gran éxito Lady, Lady, también toca el tema secretaria. Esta vez no tanto enamorada como entregada a su trabajo. Con un toque más…critico, como era de esperar por la época, transición, libertad y todas esas vainas, pues aborda el tema de la oficina desde otro punto de vista. Inquietante diría yo. La muchacha en cuestión nos narra como tiene que hacer de tripas corazón para sobrevivir a su jornada laboral. Raro. Pero no deja de tener su aquel.

9 to 5 - Dolly Parton. No sólo es el titulo de una de las más famosas canciones de la gran Dolly, con la cual ganó dos Grammy en el 82, al ser también la que daba titulo a una divertida película, traducida a ¨Cómo eliminar a su jefe¨ Nos cuenta la delirante aventura de 3 secretarias que se quieren librar de su jefe. No librar en el sentido Miami sino más bien ¨darle una lección¨, en el universo Dolly no hay lugar para la violencia. Comparte cartel con Jane Fonda y Lily Tomlin. Maravilla visual.

Armas de mujer - Working Girl La secretaria que se convirtió en jefa. Pelea de gatas entre Melanie (pre-Antonio, pre-Málaga, pre-bottox y pre-todo) y Sigurni, cuando todavía era femenina. Un clásico de la comedia blanda de los 80. Delirio colorista. Orgia de formas, de bisutería, de chandal, de hombreras y de maquillaje a ras de pómulo. Cardados. La palabra que estais buscando es: Cardado. Aquí la secretaria deja de ser un adorno sumiso y se convierte en un tiburón vestido de Armani que le hace la 13/14 a su jefa y se queda con el puesto y el maromo. 

Secretarias de facultad. Esto ya es un hecho real. Al menos las de mi Universidad. No he conocido muchas más. Edad indeterminada. Estilismo imposibles. Siempre hay un cardigan, un broche y funda de gafas de por medio. Y a todas te dan ganas de preguntarle: Dìgame, ¿recuerda cuándo perdió la pasión por su trabajo?   


Y habrá alguna más pero ya sale mi tren. 

Un saludo

Wednesday, March 13, 2013

Cuéntame un cuento

Capitulo 5. Confesiones

“Las Doce Mazorcas” estaba como de costumbre ese día. Madelaine, que había salido a dar un paseo por la plantación, observó, de lejos, como se acercaba el carro, que hacía unos días, había llevado a sus hijos a Atlanta para recoger a Franzesca. Camille, que se encontraba cerca en aquel momento, recibió órdenes de hacerle saber a Richard que su sobrina ya había llegado. Franzesca pudo conocer a sus tíos aquella tarde. Después de la cena, entregó a sus tíos los presentes que había comprado el día anterior en la ciudad. El regalo de Madelaine era un bonito pañuelo de seda con motivos marinos y a Richard le correspondió, nada menos que una pipa de madera de roble decorada con motivos de nogal en su boquilla. Tras darle las gracias, Madelaine comunicó a su familia que había invitado a Stuart Malone a cenar, para que conociera a la joven Franzesca. No había terminado de dar lo noticia cuando apareció éste lo acompañaba el ama de llaves.

- Buenas noches a todos – saludó Stuart cordialmente.

- Buenas noches Stuart – contestó Madelaine – no te quedes ahí. Ésta es Franzesca Farnetti, mi sobrina.

Después de la cena, todos pasaron a la sala de estar y conversaron hasta la medianoche. Entonces, cada uno se fue a su aposento. Madelaine subió a su amplio dormitorio colonial. Entró en el vestidor de caoba todo forrado de espejos y se quito el cómodo vestido color champagne, la gargantilla de  perlas y los pendientes con forma de lagrima que Richard le regalo por su décimo aniversario. Entonces, se contempló desnuda ante el espejo. Observó la suavidad de su piel que con las ondulaciones de la luz que procedía del candelabro de cristal tallado con forma de pavo real, sombreaba su cuerpo dándole una forma irreal. La tenue luz acentuaba las curvas de su cuerpo. Su pecho abundante, firme y blanco como dos cántaros de leche fresca, era moldeado por el contraste de las luces y las sombras. Pero ella se veía vieja, fea y poco seductora, así que rápidamente se cubrió con su tenue camisón color hueso, se coloco la amplia bata de terciopelo rojo que compró en Charleston durante una visita que realizó a su tía Peppermin Templeton,  y se dirigió a su tocador. 

Allí, se soltó el moño alto que se había recogido para la ocasión y su larga melena rubia cayó en cascada por su torneada espalda. Entonces, cogió el pesado peine de plata engarzado en oro y se peinó. Mientras se peinaba, paseó la vista por la estancia. Observó la cómoda de nogal de estilo rococó, regalo de su tía Micaela Flaherty, de Sabana, encima de esta cómoda se encontraba el único regalo que había recibido de su familia, se trataba de un pequeño joyero con sus iniciales bordadas. Entonces, se detuvo en el retrato de Richard y ella. Era un retrato de cuerpo entero, que se habían tomado en las colinas de Watership, durante el 32 cumpleaños de Madelaine. Ella llevaba un suelto vestido blanco y una pamela en la mano, lucía un gran broche en forma de magnolia en el pecho y la larga melena rubia suelta sobre los hombros. Él vestía un traje de lino oscuro, con una camisa blanca almidonada, llevaba una rosa en el ojal. Ambos estaban fundidos en un abrazo. Ella lo miraba como tantas veces lo había hecho, mientras que él miraba al frente, con una mirada fría y distante. 

Madelaine observó la foto en la penumbra, y se preguntó que es lo qué había cambiado en su matrimonio, cómo habían llegado a esta situación y porqué. Sintió que algo se rompía en su interior, su respiración se volvió lenta y fatigosa, sentía una gran presión sobre su pecho. Pensó en Titán, en la tarde que se conocieron, en su suave piel de ébano, cálida como la fruta madura, en sus ojos dulces y tiernos como la brisa de primavera. Pero también se acordó de su marido. 

Recordó aquella noche en la plantación de su padre, como ella le había entregado su más valiosa posesión, además de su apellido y el amor de sus padres, se lo había entregado todo. Durante los primeros años, fueron muy felices. Trabajaban de sol a sol para que la plantación, al principio pequeña, creciera y se convirtiera en lo que era hoy en día. La vida transcurría tranquila en aquellos años, a los pocos meses nació el pequeño Patrick. Era una criatura adorable, pequeña y arrugada como una pasa, pero con los mismos ojos vivos y verdes que tenía ahora. Pasaron los años y la plantación iba creciendo y con ella creció la familia Kendal, a los dos años nació Suellen. Su padre estaba loco de alegría, desde el momento en que la vio se enamoró de ella. La mimaba con toda clase de regalos y caprichos. Tanto la quería que contrató a Camille, para que se ocupara de ella y de Patrick. Y, entonces, comenzó el estropicio. Su marido se fue apartando cada vez más de ella, y se iba acercando mas a la criada. Sí eso era lo que había pasado, ella no tenía instinto maternal, nunca lo tuvo, quería a sus hijos pero no los amaba. Richard siempre había amado a sus hijos y siempre le reprochaba que nunca se ocupaba de ellos lo suficiente. “Hasta una gata tiene mas instinto maternal que tú” le había llegado a  decir en alguna discusión exacerbada. Por eso la había abandonado. Esta realidad la golpeó en la cara y rompió a llorar. Soltó el peine y corrió a la cama. Allí se quedó dormida.

-->
A la mañana siguiente cuando se despertó, vio que Richard no había pasado la noche en su cama. Así que, se colocó su bata de satén verde, que utilizaba siempre para bajas a desayunar, se peinó un poco y bajo al comedor para desayunar. Estaba todo preparado como de costumbre, el jarrón de cristal tallado estaba en el centro de la mesa de caoba, con las mimosas amarillas como rayos de sol perfumando el ambiente, los dos candelabros de plata uno en cada extremo de la mesa estaban perfectamente brillantes, las  seis sillas, también de caoba, alrededor de la mesa. Madelaine tenía preparado su desayuno en su sitio, era el que estaba enfrente de la gran puerta acristalada que daba al jardín, ya que a ella le encantaba comer mirando la naturaleza abrupta de su jardín. Ella se sentó y tocó la campanilla de cristal, que usaba para llamar al servicio. Cogió su servilleta de hilo bordado a mano, y se puso en el regazo. Observó que todo estaba como siempre: el cubremanteles de plata con su paño de hilo sobre un mantelito color café, la taza de porcelana de Sèvres adornada con motivos florales y los cubiertos de alpaca con las iniciales del matrimonio en el mango. Todavía estaba examinando la vajilla cuando entro en la estancia Camille con la bandeja del desayuno. 

- Buenos días, señora. ¿Ha dormido bien?- preguntó la criada con cierto tono de malicia que a Madelaine no le pasó desapercibido.

- Muy bien, gracias.- respondió esta fríamente.

La sirvienta comenzó a servirle el desayuno.

- Por cierto, Camille, ¿has visto al señor esta mañana?-

- No,... , no lo he visto-

-¡Mientes¡, sé que ha pasado la noche contigo-

- No sé de que me está hablando-

- No te hagas la tonta, sé lo que Richard y tú os traéis entre manos-

-¿Cómo? No entiendo que esta insinuando, niña. Ande sea buena y tómese el desayuno o de lo contrario se le enfriará.-

 -¡Ya basta!- gritó Madelaine levantándose de la silla y tirando la graciosa tazita de porcelana - ¡estoy harta de que en esta casa se me trate como una demente!. Me vas a decir de una vez donde está mi marido o haré que azoten hasta arrancarte la piel a tiras.-

- Señora, ya le he dicho que no sé dónde esta el señor- dijo la criada asustada por la violenta reacción de su ama – es cierto anoche paso por mi habitación, pero se fue a la hora de siempre y... -

- ¿A la hora de siempre?, pero como te atreves desvergonzada. ¿Quién te has creído, solo eres un entretenimiento para él?. ¡No significas nada para él!. ¡Solo me quiere a mí!, ¡Solo a mí!, ¡A mí!- y rompió a llorar, salió corriendo de la habitación y se dirigió al jardín.

Corrió por el prado, mientras las saladas lágrimas rodaban por sus mejillas. Llevaba todavía su camisón, y su batita verde volando tras ella, todos los esclavos la miraban alucinados, era como un ángel que había perdido sus alas y corría desesperado para encontrarlas. De pronto apareció un carro, que se aproximaba por el camino. Pero ella, no se percató de tal hecho, ella solo corría. El carro le paro el paso y ella se detuvo, miró al conductor y allí esta él con sus ojos color miel, su pelo rizado y negro como la noche, y su torso descubierto brillando al sol. No se dijeron nada, subió al carro, a la parte de atrás y se dirigieron al río. Llegaron y se sentaron a la orilla del Tylerton, bajo un conjunto de pinos, que formaban un escondite perfecto para enamorados. Madelaine todavía lloraba. Él, la tomó en su regazo, le secó los ojos con un beso y la consoló con un profundo abrazo. Estaban tendidos sobre una alfombra de tréboles y margaritas.

-¡Ay!, Titán soy tan desgraciada-

-¿Por qué? ¿Quiere la lleve a casa con su marido?-

-¡Nada de eso!, él es el culpable de mi desgracia- dijo la mujer acercándose más al chico- mi matrimonio está acabado, mi marido prefiere al ama de llaves ante que a su mujer, no me interpretes mal, yo quiero a Camille, después de todo ella me ha criado, a mí y a mis hijos, pero, ....-

- La entiendo-

- No, no puedes enterderme. Tú no sabes lo que es tener un marido que no te quiere, que te desprecia y te utiliza. No sabes lo que es tener unos hijos que no te prestan el menor caso, y no digamos alguna muestra de cariño.- dijo la mujer apesadumbrada.

- Tiene razón, no sé lo que es eso. Pero si sé lo que es criarte sin saber quienes son tus padres-

-¡Oh, Titán!. No tenía ni idea. Pobrecito mío, cuanto debes haber sufrido. Menos mal que nos tenemos el uno al otro.-

- Es cierto. Con usted, he descubierto lo que es ser amado por alguien -

- Pero, deja ya de llamarme señora, llámame por mi nombre: Madelaine.-

- Lo siento, pero se me hace raro.-

- No te preocupes por nada. Eres lo mejor que me ha pasado en años- y diciendo esto lo besó.
Él cogió una margarita del suelo en el que estaban tumbados y se la puso en el rubio cabello a su amada.

- Gracias, es la más preciosa joya que me han regalado en años-

- Nada es poco para ti- decía mientras le acariciaba el rostro.

Así pasaron el resto de la mañana, abrazados y hablando de sus vidas. Descubriendo que eran dos almas gemelas, perdidas en un laberinto de sufrimientos y miedos.

CONTINUARÁ...

Monday, March 4, 2013

I wanna be a teenager blockbuster movie

O lo que es lo mismo una peli adolescente que lo pete.


- Los actores protagonistas tienen que tener los mismos registros interpretativos que una patata o que Amaia Salamanca.

- Deben tener más de 27 años pero hacer papeles de 16. Esto ya lo hizo Olivia en Grease y salió fetén.

- Uno de los dos debe ser o un vampiro, bruja, espíritu, licántropo o poseedor de un don tipo sobrenatural. El momento alienígena es muy 90's.

- Los chicos deben ser extremadamente blanditos. TANTO que pueda dar incluso hasta un poco de grima. Románticos, cursis, súper sentimentales, sensibles, caballeros antiguos y que sufran todo el tiempo.

- Ellas deben ser un poco femme fatales, es decir, pasan mega mogollón de ellos que se dejan la vida en la conquista. Sólo hasta que no están a punto de palmarla, a punto en el sentido literal, no se dan cuenta de lo que sienten. Lo que viene siendo una batalla de negación de sentimientos.

- Su amor siempre es imposible. Por una maldición, porque él se la pueda comer en un descuido, porque ella lo pueda hechizar sin remedio o porque se tenga que ir a la guerra…ya sea Mundial o de Afganistán…que es el nuevo Vietnam.

- Ellas deben huir desesperadamente del maquillaje y el buen gusto en el vestir. Claro que, si la acción se desarrolla en Missouri, un Celine como que no pega. Esto es así, salvo que estén en la delgada línea de volverse malas (o ya lo sean) que abusarán del smokey y las tenacillas.

- Deben tener una contraría malvada que la ponga en peligro al menos un par de veces a lo largo de la peli. Ésta siempre será rubía o pelirroja y con el pelo rizado.

- Las figuras adultas no deben tener ningún tipo de papel en la trama.

- Abusa de la cámara lenta, muestra un poco de carne y un casto amor adolescente para que la historia sea todavía más inverosimil. 

- Si tu pelicula ha sido previamente un libro mucho mejor.

- Un tip: Pasa de los vampiros, lo que se lleva ahora son los zombies o en su defecto, poseidos.